Nuestros Programas

  • Derechos de niñas, niños y adolescentes.
  • Formación para el trabajo, inserción laboral y emprendedurismo.
  • Educación de personas jóvenes y adultas.
  • Cultura de paz.
  • Desarrollo sustentable.
  • Educación y prevención para la salud y el Bienestar Bio-psico-social.
  • Fortalecimiento organizativo y educativo de comunidades y desarrollo local.
  • Investigación e Incidencia.

Mayo 2014




¡Que viva la clase trabajadora!

Cada primero de mayo se conmemora a nivel mundial el día de las trabajadoras y los trabajadores. Esta celebración representa la lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago, sindicalistas que fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en las protestas por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, las cuales tuvieron su origen en la huelga iniciada el primero de mayo de 1886.

En El Salvador en esta fecha tan importante es necesario reconocer que uno de los grandes retos que tiene el gobierno entrante es la generación de nuevos empleos; según la última encuesta de la Dirección General de Estadística y Censos –DIGESTIC- presentada en 2013, detalla que el desempleo está conformado por la población en edad de trabajar y con disposición a hacerlo, pero que no encuentran trabajo. Para el año 2012 165 mil 439 personas se encontraban en situación de desempleo, lo que representa una tasa de de 6.1% a nivel nacional (urbana 6.2%, rural 5.8%) mientras que en el Área Metropolitana de San Salvador -AMSS- la tasa de desempleo se ubica en alrededor del 6.8%.

Para el año 2012, al caracterizar el desempleo por grupos de edad se observa que el rango de 16 a 29 años registró una tasa de desempleo de 10.6%; a diferencia del grupo de 30 a 44 años que reflejó una tasa del 4.0%, por lo que puede concluirse, que el desempleo es mayor en la población más joven.

El subempleo lo conforman aquellos ocupados que tienen dificultad para trabajar un número determinado de horas semanales, así como para obtener una retribución que alcance al menos el salario mínimo. Este se clasifica en: Subempleo Visible o por jornada, que se refiere a aquellas personas que estando ocupadas trabajan menos de 40 horas a la semana en forma involuntaria; e invisible o por ingresos, que es aquel en que las personas que trabajando 40 horas semanales o más, obtienen un ingreso menor al salario mínimo vigente.

La tasa de subempleo urbana según los resultados obtenidos para el año 2012, es de 30.7% de estos, el 5.3% se clasifica como subempleados visibles o por jornada y el 25.5% como subempleados invisibles o por ingresos.

Para CIDEP la conmemoración del día internacional del trabajo es una fecha histórica de lucha, por lo que desde la sociedad civil acompañamos y llamamos al gobierno entrante a generar nuevas políticas y reforzar las ya existentes con acciones concretas para reducir la tasa de desempleo y así combatir de manera directa la pobreza. Felicitamos a la clase trabajadora del sector formal e informal, que con o sin empleo lucha cada día para salir adelante y hacer cumplir su derecho al trabajo.





10 de mayo: Día de la Madre en El Salvador

A principios del siglo XX, en El Salvador el Día de la Madre se celebraba en el mes de febrero, pero fue hasta 1983 cuando la entonces Asamblea Constituyente de la República de El Salvador, ahora Asamblea Legislativa, emitió el Decreto Legislativo número 205 de fecha 29 de abril, mediante el cual se decretó oficialmente el 10 de mayo como el Día de la Madre.

En el país, ser madre cada día es más común, según el Ministerio de Salud el índice de partos atendidos en adolescentes entre 10 y 14 años cada año es mayor, en el año 2005 se atendieron a 1,041 partos de adolescentes y para el 2011 esta cifra había aumentado a 1,776. Mientras que las atenciones a adolescentes de 15 y 19 años ha oscilado entre los 20 y 23 mil partos dentro del rango 2005-2011.

Estos datos son alarmante ya que indican que las y los adolescentes tienen su primera relación sexual antes de cumplir los 16 años; en promedio a los 15.9 años las mujeres y a los 14.8 años los hombres.

Según la Organización Mundial de la Salud, las adolescentes menores de 16 años corren un riesgo de defunción materna cuatro veces más alto que las mujeres de 20 a 30 años, y la tasa de mortalidad de sus neonatos es aproximadamente un 50% superior.

Por esta razón, es importante implementar programas en los Centros Educativos de Salud Sexual y Reproductiva, así como lo establece el artículo 32 de la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (LEPINA) “Salud sexual y reproductiva. Todas las niñas, niños y adolescentes, de acuerdo con su desarrollo físico, psicológico y emocional, tienen el derecho a recibir información y educación en salud sexual y reproductiva, de forma prioritaria por su madre y padre”.

También es primordial que en el país se conozca la Política de Salud Sexual y Reproductiva que ejecuta el Ministerio de Salud (MINSAL) desde el año 2012, donde se incorporan elementos como los derechos humanos, las desigualdades de género y las determinantes sociales de la salud, ya que antes la visión de la SSR tenía un enfoque biológico y era analizada solamente desde las altas tasas de fecundidad.

En este día CIDEP felicita a las madres que día a día luchan por sacar adelante a su familia, pese a las dificultades económicas por las que se encuentra pasando el país. Pero también considera importante implementar la educación sexual y reproductiva a adolescentes y jóvenes, para que esta responsabilidad de ser madre y padre no llegue a temprana edad y puedan disfrutar de sus derechos humanos, principalmente el derecho a la educación.

¡Feliz Día de la Madre!





A un año del cumplimiento de los ODM -PARTE I.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) fueron suscritos en la Cumbre del Milenio celebrada en la Sede de las Naciones Unidas en septiembre del 2000, donde los jefes de Estado y gobiernos de todo el mundo se comprometieron a reducir los niveles de pobreza y ayudar a los pueblos más pobres a forjar una vida mejor.

Los ODM son ocho objetivos específicos que las Naciones Unidas y sus países miembros pretendían cumplir a más tardar en el año 2015, con el fin de erradicar el hambre, la pobreza, el analfabetismo y las enfermedades que atacan a los países más pobres del mundo.

Los ocho objetivo son: Erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer; reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años; mejorar la salud materna; combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; y fomentar una alianza mundial para el desarrollo.

En El Salvador, desde el año 2005 El Llamado Mundial a la Acción Contra La Pobreza, El Salvador –GCAP- (por sus siglas en inglés) viene desarrollando acciones para llamar la atención del gobierno, empresarios, comunidad internacional y ciudadanía en general, sobre el problema de la pobreza.

El GCAP es una alianza mundial entre organizaciones de los países del Norte y del Sur, cuyo propósito es vigilar, presionar y realizar acciones necesarias para que los gobiernos del mundo cumplan con los ODM.

A un año de cumplir el plazo para el cumplimiento de los ODM, el pasado mes de marzo se presentó el tercer informe de avance de estos objetivos hasta el año 2012 en El Salvador. Este fue un estudio realizado por la Secretaría Técnica de la Presidencia, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

El documento refleja que para el 2012 se habían alcanzado 10 de los 30 indicadores monitoreados para el cumplimiento de los ODM, siete estaban en la ruta de cumplimiento y con altas probabilidades de lograrse, seis eran de probable cumplimiento y siete se identificaban con prioridad en la agenda social después del 2015.

Si bien es cierto se han logrado importantes avances en el cumplimiento de estos objetivos, todavía se tiene mucho camino que recorrer, es necesario replantear las estrategias para cumplir los indicadores que faltan y que de esta manera se pueda lograr avances o progresos en el cumplimiento, principalmente en los países con más niveles de pobreza. En nuestras próximas columnas estaremos detallando el avance de cada ODM en el país.







A un año del cumplimiento de los ODM -PARTE II.

El ODM 1 Erradicar la pobreza extrema y el hambre, tiene como meta 1A. Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a 1 dólar por día; 1B. Lograr empleo pleno y productivo, y trabajo decente para todos, incluyendo mujeres y jóvenes; y 1C. Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padecen hambre.

Según el Informe de la Agenda de Desarrollo Post 2015 “El país que queremos”, El Salvador ha tenido avances en materia de eliminación de la pobreza y el hambre que corresponde al ODM 1. Se estima que el porcentaje de personas en pobreza extrema medida con la línea nacional disminuyó de 32.62% a 11.3% entre los años 1991 y 2012, cumpliendo así la meta 1A.

El informe detalla que si la extrema pobreza se mide como la proporción de personas que viven diariamente con menos de 1 dólar diario, dicha meta está cumplida ya que éstas han pasado de representar el 12.7% de la población en 1991 al 5.5% en 2012.

El porcentaje de niños menores de 5 años con bajo peso, disminuyó de 11.2% en 1991 a 8.6% en 2008, último año del que se tienen mediciones provenientes de la Encuesta Nacional de Salud Familiar.

Mientras que el ODM 2 Lograr la enseñanza primaria universal, el cual tiene de meta 2A. Asegurar que, para el año 2015, los niños y niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria (Primero a Sexto grado).

Con el ODM 2, se ha tenido también importantes logros en lo que concierne al acceso a la educación. En el año 1991 la tasa neta de cobertura de educación primaria era de 75.5% de la población, mientras que el año 2012 se ubicó en un 93.7%, se avanzó en casi 20 puntos porcentuales en todos estos años.

En 1991 el 85.2% de la población en edad productiva estaba alfabetizada, en el año 2012 esta tasa se ubica en 97.1%. Durante los últimos cuatro años, el Gobierno logró reducir en cinco puntos porcentuales el analfabetismo.

En cuanto a la tasa de supervivencia al Sexto grado, es decir la finalización de la educación primaria, se observa un incremento significativo, pues el porcentaje de alumnos que inician Primer grado y finalizan Sexto grado aumentó de 52.6% en 1991 a 83.9% en 2011.

Al analizar estos datos es necesario reconocer los avances logrados en los ODM 1 y 2 pero, si bien se ha reducido el nivel de pobreza (según los estándares actuales de medición) y mejorado la cobertura en educación, hay que seguir apostándole a estos indicadores, así como a mejorar la calidad educativa y tener mejores resultados en los indicadores de erradicación de la pobreza para lograr un crecimiento de país que sea justo e integral.






Avanzando en la profundización y continuidad de los buenos cambios en educación.

El próximo domingo 1° de Junio el presidente Mauricio Funes entregará las riendas del país al gobierno legítimamente electo que estará bajo la Presidencia del Profesor Salvador Sánchez Cerén, al final de este quinquenio diferentes encuestas muestran que la población califica el trabajo realizado con una nota promedio entre 6.5 y 7, según la encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública de la UCA (IUDOP), las valoraciones más positivas de la gestión Funes siguen estando entre las mujeres, especialmente las que trabajan en el hogar, los residentes de las zonas rurales, las personas con ninguna y baja escolaridad y los de estratos obreros y marginales siendo uno de los presidentes mejor evaluados al cierre de su administración gubernamental.

Según la encuesta, los paquetes escolares y otras ayudas en las escuelas son fundamentalmente los principales logros atribuidos por la población a la gestión de Mauricio Funes. Este aspecto ha sido señalado como el acierto más relevante a lo largo de todas las evaluaciones de este Gobierno. Le siguen las ayudas monetarias a los pobres, Ciudad Mujer y otros programas sociales.

Es evidente que entre los mayores logros que este gobierno ha tenido están los relacionados a la educación, un ejemplo claro es que el Ministerio de Educación (MINED) es el mejor evaluado con un nota de 7.68, seguida del Ministerio de Obras Públicas con 7.66, Turismo con 7.36, Agricultura y Ganadería con 7.34 y la Secretaría de Inclusión Social con 7.28.

La implementación de Plan Social Educativo “Vamos a la Escuela” es la apuesta social que ha tenido más aceptación entre la población, este plan contempla la dotación de paquetes escolares, el programa de alimentación en las escuelas y ahora también en los institutos de educación media, el mejoramiento de la infraestructura educativa y la dignificación a la profesión de las y los docentes. Todas estas acciones del plan se han visto fortalecidas con la implementación de las Escuelas Inclusivas de Tiempo Pleno y el Programa de Educación Inicial que darán un giro importante en la calidad y en la mejora de los procesos de enseñanza escolar.

Para CIDEP la implementación de este plan educativo ha significado el aporte más importante de la gestión gubernamental que ahora finaliza, los frutos se están viendo, ejemplo de esto es que según la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples (EHPM) publicada en 2013, en el país la escolaridad promedio nivel nacional es de 6.4 grados, además, la puesta en marcha del programa de alfabetización hasta el año 2012 logró reducir a un 12.4% el analfabetismo a nivel nacional.

Como CIDEP reconocemos que a pesar de las dificultades económicas derivadas de la crisis, los esfuerzos de este gobierno en el área educativa han dado frutos positivos y han permitido que niñas, niños y jóvenes tengan una mejor preparación educativa y tengan mayores expectativas en el gobierno entrante, al cual desde ya le damos un voto de confianza en que el Plan “Vamos a la Escuela” continúe en este gobierno entrante y se institucionalice como política de Estado para elevar los niveles de acceso, cobertura y calidad educativa en El Salvador. Reconocemos en el Profesor Salvador Sánchez Cerén la vocación magisterial y no dudamos en que la educación se verá fortalecida.