Nuestros Programas

  • Derechos de niñas, niños y adolescentes.
  • Formación para el trabajo, inserción laboral y emprendedurismo.
  • Educación de personas jóvenes y adultas.
  • Cultura de paz.
  • Desarrollo sustentable.
  • Educación y prevención para la salud y el Bienestar Bio-psico-social.
  • Fortalecimiento organizativo y educativo de comunidades y desarrollo local.
  • Investigación e Incidencia.

Junio 2014





A un año del cumplimiento de los ODM -PARTE III.

El ODM 3 Promover la igualdad de los géneros y la autonomía de la mujer, tiene como meta 3A. Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de finales de 2015. Según el Informe de la Agenda de Desarrollo Post 2015 “El país que queremos”, en el país se identifican progresos en términos de igualdad en la educación.

El principal indicador, que se refiere a la relación entre niñas y niños en la enseñanza primaria, ya ha sido cumplido. La proporción de la matrícula de niñas en la escuela primaria pasó de 100.7 por cada 100 niños en 1991 a 103 niñas inscritas por cada 100 niños en 2012, lo que confirma que el país había cumplido con la meta incluso antes de 2005. La misma tendencia se manifiesta en la educación secundaria y en la superior.

En cuanto a la participación de las mujeres en el mercado laboral los datos reflejan que en el mercado productivo la participación se ha mantenido estable ya que de 45.8% en 1991, ha aumentado a 48.9% en 2012. Sin embargo al excluir el empleo doméstico de este porcentaje, la cifra disminuye a 43.6 % en 2012, lo que refleja que buena parte de las mujeres se emplean en el servicio doméstico.

Un gran avance es que la participación de las mujeres en la Asamblea Legislativa pasó de 15.5% en el período 1997-2000 a 27.4% en el período 2012-2015, lo que representa el mayor número de diputadas en la historia del país. Aún así, el porcentaje sigue siendo insuficiente para lograr la meta de paridad en la representación en los parlamentos establecida en el ODM 3.

El Informe de país del PNUD, destaca que en El Salvador se han formulado e implementado importantes políticas, programas y acciones que favorecen el principio de igualdad y el empoderamiento de las mujeres (ODM 3), de las cuales se destacan: El Programa de Atención Integral para una Vida Libre de Violencia, implementado desde 1997 y el Programa Ciudad Mujer, que desde 2011 busca garantizar los derechos de las mujeres salvadoreñas a través de servicios diferenciados especializados como salud sexual y reproductiva, prevención y atención integral de la violencia de género, empoderamiento económico, promoción de derechos y educación en las comunidades aledañas a los centros. Además provee el cuidado infantil de los hijos y las hijas menores de 12 años de las mujeres que utilizan los diferentes servicios de Ciudad Mujer. En su implementación participan 18 instituciones del Estado. Hasta diciembre de 2013 se había brindado atención integral a más de 315,000 mujeres en cuatro centros de atención a nivel nacional, con una inversión de USD $35.6 millones.

Estas, entre otras acciones desarrolladas han dado un empuje significativo al cumplimiento del ODM 3, sin embargo hay muchos retos aún por cumplir y será necesario en la Agenda Post 2015 redefinir las estrategias para lograr que la población más excluida perciba los avances y los cumplimientos de estas metas y objetivos.





A un año del cumplimiento de los ODM -PARTE IV.

Dando continuidad a esta serie de columna enfocadas en analizar los avances de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y con respecto al cumplimiento de los indicadores de salud, que corresponden al ODM 4 Reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años; ODM 5 Mejorar la salud materna y ODM 6 Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades, se puede concluir que se han tenido buenos avances.

Del año 1991 a 2008 la tasa de mortalidad en los menores de 5 años ha disminuido de 52 por cada mil nacidos vivos (n.v.) en el quinquenio de 1992-1998 a 19 por cada mil n.v. en el quinquenio 2003-2008. Estos datos han sido medidos por la Encuesta Nacional de Salud Familiar (1998-2003 y 2003-2008), por lo que se puede afirmar que, de continuar con esta tendencia, El Salvador podría llegar a cumplir el ODM 4 para 2015.

Otro logro que refleja el informe del PNUD “El país que queremos” es la notable reducción de la mortalidad materna-incluida en ODM 5 con una meta de 52.8 por cada cien mil n.v -, ésta, según la metodología RAMOS (Reproductive Age Mortality Survey) ha pasado de 211 por cada cien mil n.v. en 1990 a 71.2 por cada cien mil n.v. en 2005, y a 41.9 por cada cien mil n.v. en 2012.

El progreso realizado en el ODM 6 es variado. La meta 6A correspondiente a haber detenido y comenzado a reducir, para el año 2015, la propagación del VIH/Sida es difícil de dimensionar en el tiempo, ya que se tienen problemas de subregistro y todavía se está trabajando en definir la metodología de medición más apropiada.

Según el Ministerio de Salud de El Salvador, desde 1984 hasta el 6 de junio del 2013 se han contabilizado 29.788 casos de VIH y VIH avanzado en el país.

La meta 6C, relacionada con haber detenido y comenzado a reducir para el año 2015 la incidencia del paludismo y otras enfermedades graves, se considera cumplida, ya que en El Salvador el paludismo está casi erradicado, mientras que la prevalencia de tuberculosis se ha venido reduciendo.

Acciones como el incremento del presupuesto en salud ha permitido implementar la gratuidad en las consultas de salud, lo que contribuyó al incremento del 40% en la demanda de dichos servicios y a aumentar el abastecimiento de medicamentos en hospitales y unidades de salud de la red pública.

Para afrontar los desafíos en materia de salud es preciso obtener financiamiento a través de la recaudación fiscal para dotar de sustentabilidad a los programas hoy implementados con fondos externos; es necesario transversalizar las cuestiones de género, de derechos humanos y del VIH en todos los sectores del sistema y en todas las etapas de la vida; diseñar e implementar una política de salud sexual y reproductiva; lograr la disminución de la mortalidad neonatal y de menores de cinco años y mantener a la baja la tendencia de la mortalidad materna, aunque ya se haya cumplido el ODM al respecto.





DÍA DE LA MAESTRA Y EL MAESTRO DE EL SALVADOR.

Cada 22 de junio, se celebra en El Salvador el día de la maestra y el maestro, como un reconocimiento a la labor que desempeñan las educadoras y los educadores en la formación de niñas, niños, jóvenes y adultos y su aporte a la construcción de una mejor sociedad. Esta fecha fue instaurada por decreto legislativo en 1928.

El rol de las y los docentes en la garantía de calidad educativa es fundamental, ya que son quienes tienen la responsabilidad en la escuela de ser formadoras y formadores, contribuyendo así a la mejora de las condiciones de vida de la población. Para cumplir con este rol es necesario que se facilite al sector los incentivos necesarios que les permitan realizar un trabajo de calidad, con una remuneración justa y en condiciones favorables para su desarrollo y el del alumnado.

Además es necesaria la inversión en la formación profesional, ya que tal y como lo manifestara el educador brasileño Paulo Freire, “Si la educación es realmente una prioridad, entonces hay que conseguir el dinero para que los profesores, en su casa o en la escuela, tengan horas para estudiar dentro de la jornada de trabajo. Los cursos de formación permanente deben ser pagados por el Estado.”

”La educación es prioritaria porque en el análisis general que hago de la vida y de la existencia humana, el fenómeno educativo es absolutamente fundamental, la educación no es la llave de todo, pero sin ella nada se hace. Entonces, yo tengo que preocuparme diariamente por un piso salarial decente, con ese mínimo, debajo del cual los profesores no pueden vivir ni trabajar decentemente”(*)

Ser docente en El Salvador implica además de un sacrificio profesional, un sacrificio personal ya que por la situación social de nuestro país las educadoras y los educadores muchas veces están expuestos al riesgo de la delincuencia, por ello es fundamental garantizarles las condiciones necesarias para que puedan desempeñar su trabajo, no olvidando que la primera escuela de las niñas y los niños es el hogar porque es allí donde comienza la formación que luego es complementada en las escuelas por las y los docentes.

En el marco de esta celebración, es importante reconocer la labor que realizan las maestras y maestros por lograr una educación de calidad en el país, y es importante garantizar sus derechos laborales, con el propósito de lograr un mejor desempeño en su trabajo educativo y así forjar generaciones de hombres y mujeres comprometidos con el desarrollo del país de una manera justa y equitativa.

CIDEP como una institución dedicada a la educación, saluda cordialmente al magisterio salvadoreño, tanto a quienes ejercen actualmente como a quienes están gozando de su jubilación agradeciéndoles el trabajo realizado a lo largo de sus años de enseñanza.



¡FELIZ DIA MAESTRAS Y MAESTROS DE EL SALVADOR!



*Fragmento de entrevista con Paulo Freire, por Rosa María Torres. Ecuador/Argentina, 1997.




A un año del cumplimiento de los ODM -PARTE V

Según el Informe “El país que queremos” el ODM 7 Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente ha tenido pocos avances, a pesar que la problemática ambiental tiene ahora mayor reconocimiento por parte del Estado, el deterioro que muestran los indicadores ha sido de tal magnitud que se requieren respuestas más articuladas y apoyadas por toda la población para detener la degradación ambiental. La desordenada ocupación del territorio profundizó esta difícil situación y generó mayores riesgos a desastres naturales y problemas de saneamiento ambiental.

Durante el período 1998-2008 se perdieron un total de 44 mil hectáreas de bosques, lo que establece una tasa de deforestación anual de 1.5%. En gran medida esta pérdida fue debido al cambio de uso de suelo, de bosques a cultivos anuales y pastizales. Sin embargo, en el período 2008-2011, el ritmo de deforestación anual bajó significativamente a 0.17%.

Un indicador que sí ha mostrado progreso en lo últimos tres años es el aumento de proporción de áreas terrestres y marinas protegidas, ya que de 1.78 en el 2007, para el 2012 se ha duplicado a 2.42.

Con relación al último ODM 8 Fomentar una alianza mundial para el desarrollo, este objetivo hace referencia a la forma en la que los países desarrollados pueden ayudar a los países en desarrollo a conseguir los otros siete objetivos mediante una mayor asistencia para el desarrollo, el mejor acceso a los mercados y el alivio de la deuda. Esto consiste en poner a disposición de los países en vías de desarrollo fondos de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) en calidad de donación, encaminados a mejorar los estándares de vida de las poblaciones beneficiarias, a través del acceso a servicios básicos como salud, educación, agua y saneamiento, etc., y una equiparación en las relaciones comerciales entre los países desarrollados y en vías de desarrollo, que promuevan la incorporación de sus productos en el mercado internacional de forma equitativa.

En El Salvador, la AOD representa aproximadamente el 28% del gasto social y una parte considerable del Programa de Inversión Pública del Gobierno. Para ello se ha creado una institucionalidad especial al interior del Ministerio de Relaciones Exteriores dedicada a la gestión de la cooperación desde un nuevo enfoque, acorde a la arquitectura global actual de la Ayuda Oficial para el Desarrollo y basada en la interlocución tripartita entre Gobierno, Socios para el Desarrollo y Sociedad civil.

A menos de un año de la fecha límite para el cumplimento de estos ODM, es necesario hacer un análisis y crear estrategias para lograr cumplir los objetivos faltantes, si bien es cierto se han cumplido algunos ODM hay que mantener las acciones realizadas y superar estas cifras. Cabe destacar que la ONU ya trabaja una Agenda de Desarrollo Post 2015 la cual ha iniciado las consultas en diferentes países, entre ellos El Salvador en donde ya se ha avanzado en diálogos con todos los sectores de la sociedad salvadoreña para dar paso a nuevas iniciativas, programas, leyes y compromisos que permitan lograr los ODM más allá del 2015.