Nuestros Programas

  • Derechos de niñas, niños y adolescentes.
  • Formación para el trabajo, inserción laboral y emprendedurismo.
  • Educación de personas jóvenes y adultas.
  • Cultura de paz.
  • Desarrollo sustentable.
  • Educación y prevención para la salud y el Bienestar Bio-psico-social.
  • Fortalecimiento organizativo y educativo de comunidades y desarrollo local.
  • Investigación e Incidencia.

Agosto 2014





ANTE EL NUEVO PLAN QUINQUENAL. (Parte III).

.Continuación de los planteamientos presentados en la columna del día 31 de julio de 2014:

4. GÉNERO

Considerando:

1. Que el Plan Quinquenal anterior planteó la apuesta estratégica de “construir una sociedad equitativa, incluyente y tolerante en donde exista la equidad de género y en la que los derechos de toda la población, con especial énfasis en los grupos en condiciones de vulnerabilidad, sean respetados”.

2. Se ha creado un nuevo marco institucional de género en El Salvador con la Ley Integral para una vida libre de violencia para las mujeres y la Ley de igualdad, equidad y erradicación de la discriminación contra las mujeres; ISDEMU se confirma como ente rector de la Política Nacional de la Mujer y se crean seis Ciudad Mujer.

3. A pesar de los esfuerzos, hay pocos avances sustanciales en la reducción de brechas de desigualdad de género, en las oportunidades laborales de las mujeres, en el incremento de sus ingresos, en su nivel educativo… en la superación de las desigualdades.

4. La violencia sexual e intrafamiliar no ha mejorado significativamente en la sociedad patriarcal en que vivimos en confabulación con el sistema capitalista.

Proponemos:

1. Agilizar la implementación y cumplimiento de leyes y políticas aprobadas y su debido presupuesto, con enfoque de género.

2. Incrementar la participación de mujeres en cargos públicos y de toma de decisión.

3. Mejorar el sistema de información estadístico, desagregándolo por sexo y otros indicadores con enfoque de género.

4. Revisar la entrega de escrituras en el ISTA mediante el criterio de bien de familia para que las mujeres puedan acceder al patrimonio.

5. Impulsar la economía solidaria, visibilizar que las mujeres rurales alimentan al mundo con su trabajo.

6. Avanzar hacia la laicidad del Estado y discutir la política relacionada con el aborto terapéutico y avanzar en el ejercicio de los derechos de la salud sexual y reproductiva.

7. Fortalecer los mecanismos de diálogo entre la sociedad civil y el Gobierno, especialmente con el Movimiento de mujeres.

8. Reformar el artículo 165 del Código Electoral, de manera tal que facilite la integración de las mujeres en los próximos Concejos Plurales.

9. Impulsar el anteproyecto de Ley de Educación Integral en Sexualidad.

10. Establecer un presupuesto para los programas inclusivos de mujeres.

11. Fortalecer el cumplimiento del rol del ISDEMU.

Con esta columna cerramos las publicaciones del Posicionamiento del Movimiento de ONGD para el Desarrollo Solidario de El Salvador –MODES-, un movimiento abierto que busca contribuir al desarrollo de El Salvador, con la consecuente disminución de la pobreza, y a la democratización de la sociedad, desde el trabajo propio de sus diversos integrantes.



* Posicionamiento de Movimiento de ONGD para el Desarrollo Solidario de El Salvador –MODES- del cual CIDEP es miembro.





En día Internacional de la Juventud.

El Día Internacional de la Juventud, que se celebra el 12 de agosto de cada año, fue establecido por las Naciones Unidas (ONU) el 17 de diciembre de 1999 (resolución 54/120) como un medio para aumentar la conciencia sobre los problemas que afectan a las y los jóvenes en todo el mundo.

Este año, el Día Internacional de la Juventud presta especial atención al tema de los jóvenes y la salud mental, bajo el lema “La salud mental importa”. El secretario General de las Naciones Unidas aseguró que “El fomento de la educación es fundamental para reducir el estigma y modificar la forma en que percibimos la salud mental y hablamos de ella. La salud mental es nuestro estado de ánimo; son nuestras emociones y nuestro bienestar. Todos debemos cuidar de nuestra salud mental para poder llevar vidas satisfactorias.”

En el contexto de la importancia de la salud mental de la juventud, CIDEP ejecuta el proyecto “Creando Acciones para el Cambio Social y la Educación Integral –CACEI-”, financiado por la Fundación Pestalozzi de Suiza, en el municipio de Zaragoza, La Libertad, el cual se convierte en una estrategia clave para poder contribuir al mejoramiento de la salud mental de las juventudes del municipio. A través de su eje transversal de Cultura de Paz, desarrolla actividades de formación en habilidades para la vida, liderazgo juvenil, arte, cultura y deporte, derechos de niñez y adolescencia.

Todo ello permite el fortalecimiento de las herramientas personales y grupales que favorecen el establecimiento de relaciones interpersonales sanas, el crear concepciones de sí mismos más positivas y el reconocimiento del poder interno para la transformación de sus entornos. A la vez, se está trabajando en las estrategias para la construcción de un manual de convivencia integrado para ser usado en el Sistema integrado-Escuelas inclusivas de tiempo pleno (SI-EITP), lo que se convierte en un apoyo para la creación de ambientes más saludables para las y los jóvenes dentro de sus centros escolares, que les permitan desarrollarse plenamente, libres de factores negativos que puedan afectar su bienestar integral.

El proyecto busca la participación activa de las juventudes y les incentiva a crear proyectos de vida más sólidos, en los que encuentren las vías para lograr sus anhelos y aspiraciones. Pero esto solo se logra a través de la interacción entre los mismos jóvenes y el trabajo más personal e interno. Es por ello que se realizan actividades de convivencia y se abren espacios reflexivos donde sean capaces de reconocer sus propias capacidades y se empoderen de su rol de agentes de cambio, facilitando los medios para el establecimiento de relaciones emocionalmente correctivas, que les permitan comprender y poner en práctica nuevas formas de interactuar, fortalecer sus redes de apoyo y enfrentar los conflictos por medio de alternativas creativas; logrando con ello un mayor equilibrio y armonía consigo mismos, con los demás y con su entorno, influyendo directamente en el bienestar psíquico, social y físico, que son piezas fundamentales en la salud mental de este sector poblacional.






En el día Mundial de la asistencia humanitaria.

En diciembre de 2008 la Asamblea General de las Naciones Unidas, durante su sexagésimo tercer período de sesiones, declaró el 19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria. El 19 de agosto de 2003 fue la fecha en la que un brutal atentado terrorista contra la sede de las Naciones Unidas en Bagdad mató a 22 personas, entre ellas el enviado de la ONU, Sergio Vieira de Mello .

El Día Mundial de la Asistencia Humanitaria rinde homenaje a todos aquellos que perdieron la vida en la prestación de servicios humanitarios y a todos aquellos que continúan prestando asistencia y socorro a millones de personas. También busca llamar la atención hacia las necesidades humanitarias en todo el mundo y la importancia de la cooperación internacional para satisfacerlas.

Todos los años los desastres causan un sufrimiento enorme para millones de personas, en especial los más pobres del mundo, los más marginados y los más vulnerables. Los trabajadores de asistencia humanitaria se esfuerzan por brindar ayuda que salvar vidas y rehabilitación a largo plazo a las comunidades golpeadas por desastres sin importar en qué lugar del mundo estén y sin discriminar debido a la nacionalidad, grupo social, religión, sexo, raza o cualquier otro factor.

La asistencia humanitaria se basa en un conjunto de principios fundamentales que incluyen la humanidad, la imparcialidad, la neutralidad y la independencia. Se debe respetar a los trabajadores de asistencia humanitaria y se les debe permitir llegar a aquellos necesitados para brindarles ayuda vital. Todos podemos ser humanitarios y es frecuente que las personas golpeadas por desastres sean las primeras en brindar ayuda a sus propias comunidades después de ocurrido el desastre.

Responder a las emergencias es sólo un aspecto del trabajo humanitario. Los trabajadores humanitarios también brindan apoyo a las comunidades para reconstruir sus vidas después del desastre, para mejorar su capacidad de recuperación ante futuras crisis, para abogar por que sus voces sean escuchadas y para construir una paz sostenible y duradera en zonas de conflicto.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon manifestó: “En este Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, renovamos nuestro compromiso con la labor de socorro destinada a salvar vidas y recordamos a todos aquellos que perdieron la vida en esta noble causa, rendimos homenaje a los heroicos trabajadores humanitarios que acuden con valentía a ayudar a las personas necesitadas. Recordamos sus sacrificios y reconocemos que millones de personas cuentan con la ayuda de los trabajadores humanitarios para su supervivencia”.

En este día tan importante, CIDEP reconoce el trabajo humanitario que las organizaciones de desarrollo solidario realizan en El Salvador; la vulnerabilidad ambiental y social que vive la sociedad salvadoreña ubica a la población en diferentes situaciones que requieren el apoyo humanitario, enviamos nuestro reconocimiento a la solidaridad y humanidad que día a día se demuestra en las acciones de ayuda solidaria a las víctimas de los desastres naturales y problemáticas sociales que vive la población salvadoreña.








Día internaconal de la personas desaparecidas.

Cada 30 de agosto se conmemora el “Día Internacional de las Personas Desaparecidas”, esta fecha busca recordar a todas las personas que han sido separadas de su familia por la fuerza, pero también es una oportunidad para que los gobiernos se comprometan a iniciar investigaciones justas e imparciales, principalmente en aquellos casos de desaparición forzada y además ratifiquen la Convención sobre personas desaparecidas de Naciones Unidas para luchar contra esta práctica que afecta a miles de familias a nivel mundial.

En el año 2006 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, la cual constituye una oportunidad crucial para erradicar esta práctica, garantizar que las víctimas y sus familias tengan acceso a la justicia y evitar que los crímenes del pasado caigan en el olvido. Esta convención entró en vigor el 23 de septiembre de 2010 luego que se alcanzara el número necesario de países firmantes, cabe mencionar que hasta la fecha El Salvador no ha ratificado este documento, a pesar de ser uno de los países que aún no resuelven miles de casos de desapariciones forzadas ocurridas durante el conflicto armado.

En el país, según datos recopilados en el informe de la Comisión de la Verdad publicado en 1993, se documentaron cerca de 5 mil personas desaparecidas forzadamente durante el período de guerra civil, por su parte datos de la Comisión de Trabajo en Derechos Humanos Pro Memoria Histórica reflejan que más de 8 mil 600 personas en el país se encuentran desaparecidas, algunas de las cuales fueron asesinadas y quienes eran menores de edad fueron entregados en adopción a familias extranjeras, pero se estima que esta cifra podría duplicarse debido a los cientos de casos que aún se desconocen.

Sin embargo la desaparición forzada no solo se dio durante el conflicto armado, es una situación que sigue dándose en la actualidad, la situación de delincuencia y de violencia social que se vive en el país ha causado que en los primeros cuatro meses del 2014 la Policía Nacional Civil recibiera un total de 743 denuncias por personas desaparecidas a nivel nacional, de las cuales 75 ya fueron encontradas fallecidas y del resto aún se desconoce su paradero.

En este día en el que se conmemora a miles de mujeres, hombres, niños y niñas que se encuentran desaparecidas y desaparecidos, CIDEP se solidariza con los familiares de las víctimas y a la vez hace un llamado a las autoridades para que estos crímenes no queden impunes, ya que en la actualidad el Estado aún adeuda justicia, verdad y reparación de los daños que se causaron en el pasado. Pero además se requiere hacer los esfuerzos necesarios para esclarecer los casos de desapariciones producto de la violencia social que vive el país, a fin de que ninguna familia tenga que sufrir la lejanía de un ser querido sin saber de su paradero y sin que se le cumpla su derecho a conocer la verdad y a que se le haga justicia.